INFORMATIVOS CUATRO Y CNN+ ANDALUCÍA-Día 70 como becaria

Aunque hay quien pueda pensar que escribo esta página de mi diario sólo para estrenar mi nueva, cómoda y práctica bräda, en realidad no. Lo hago para que conste en esta bitácora uno de los días que más me han gustado de los que llevo ya contados.

El antes y el después . FOTO: sevillaactualidad.com

A eso de las 9 y pico de la mañana, Ana (cámara) y yo cogimos trípode, mochila, cámara, coche y un café para llevar y nos plantamos en el Polígono San Pablo (Sevilla). Habiéndome puesto anteriormente en contacto telefónico con él, allí nos esperaba Juan Antonio Jara, promotor en la ciudad del que ya es conocido como el Museo de Arte Público más grande de Europa, que traducido a algo más imaginable es como si de un día para otro 35 muralistas de 22 países diferentes se plantan en su barrio con muchas grúas y muchos botes de pintura para llenar sus fachadas de originales y coloridos murales. ¿Bonito verdad? Pues lo es. Más aún cuando se trata de un barrio secundario en la ciudad, cuando los artistas no cobran ni un duro por pintar (y seguimos estando en crisis) y cuando una de las intenciones de todo esto es reivindicar el logro de los objetivos del milenio.

Ya en el coche, yo me había organizado de tal manera que en la mañana grabáramos a las que, para mi, eran las tres fuentes de esta noticia: por un lado el promotor de la idea, por otro los artistas y por último los vecinos. Por eso, una vez grabada la entrevista al primero, pasamos a hablar con varios artistas. Por las dimensiones de los murales y las paredes, todos estaban montados en grúas que les han sido cedidas. La imagen estaba arriba y por eso ni Ana ni yo nos lo pensamos dos veces: “¿podemos subir para haceros unas preguntitas?” Un grupo de cuatro chicas de Vitoria que tenían casi acabada una gigantesca flamenca, bajaron su grúa y nos dejaron pasar un rato con ellas. Desde allí Ana (cámara) pudo grabar a gente que se quedaba embobada, a otros artistas con sus murales y yo aproveché para grabar una medianilla (aparición del redactor en la pieza) aplicando el consejo que me dio Juan (jefe y redactor) de hacerlo siempre para que a la hora de montar el vídeo no la eche en falta.

Una vez que bajamos de la grúa y teníamos pie en tierra firme, llamé a uno de los telefonillos del bloque que estaban pintando las chicas de Vitoria. Allí vivía Prudencio Rodríguez, presidente de la comunidad de vecinos y un hombre de lo más amable que nos hizo pasar a su casa donde el olor a potaje bailaba sevillanas con los Ecos del Rocío que sonaban a todo volúmen. Luego nos explicó que, aunque es rociero, lo de las sevillanas es para que “las niñas” (como llama cariñosamente a las artistas de Vitoria) se empapen de lo que tenemos aquí. Realizada su entrevista, ya sólo nos quedaba saber la opinión de los vecinos. Para ello, cogí totales (declaraciones) a algunos de los que pasaban por allí. A la pregunta de “¿qué le parece la idea?”, todas las respuestas fueron positivas: “mejor así que con graffittis”, “así los que no van a un museo también pueden ver arte”, “deberían hacerlo en más barrios”… Creyendo que el esquema de grabación que yo tenía en la cabeza ya estaba concluído nos montamos en el coche y, para mi sorpresa, Ana (cámara) me dijo que si quería grabar mi primer plano. Creía que la pregunta iba con segundas pero cuando me quise dar cuenta ya tenía la cámara al hombro, la ventanilla bajada y el objetivo por fuera. Íbamos a grabar unos últimos planos de travelling y, aunque estaba muy contenta por haber grabado mi primer plano y que además lo incluyéramos en la pieza, luego me dí cuenta que, de algún modo, yo sólo había sido el “trípode”. Ana (cámara) conduciendo a la velocidad que necesitaba, evitando los baches y dándome indicaciones había sido la verdadera autora del plano. Pero no me importó, este momento me había traído muy buenos recuerdos de aquellas clases de cámara con Sandra y eso bastaba.

De vuelta a la redacción, minuté la cinta con todo lo que habíamos grabado, escribí el texto y me fuí a casa a reponer fuerzas. Por la tarde tenía que locutar y montar con Ana (cámara) el vídeo. El primero que hago para la sección de cultura. Sólo hizo falta el cambio de un plano para que Juan (jefe y redactor) le diera el visto bueno así que a eso de las 19.30 lo dejamos listo para enviar a Madrid al día siguiente. Con tan mala suerte para mi y tan buena para Mario Vargas Llosa, que ese mismo día le dieron el Premio Nobel de Literatura 2010, llevándose (como es normal) todo el protagonismo informativo cultural.

Cuando ya creía que mi vídeo caería en el cajón de las piezas que pudieron ser emitidas y no lo fueron, la sorpresa fue mayor al día siguiente. Mientras estaba en la sala de edición practicando con el Lap-Top a montar vídeos en DVC Pro, escuché mi voz saliendo del plasma que tenemos conectado durante todo el día en la redacción. Arrastré la silla, salí corriendo y allí estaba élhttp://www.cuatro.com/noticias/videos/arte-todos/20101008ctoultpro_88/

Anuncios
Esta entrada fue publicada en CUANDO fuí becaria en CNN+ y Noticias Cuatro y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s