AULA 1-3. La “graducoa”

Los “casi 27” tenemos una manía. Una muy buena manía. Como todos los días de cuatro años no son suficientes, cada cierto tiempo y cada cierta casa disponible, organizamos unos días de risas, comidas, cariño y buenos momentos combinando el nombre o apellido del anfitrión con la terminación “COA”. ¿El resultado? Nuevas frases, anécdotas, secretos, canciones… que nos han unido más y que servían de nexo para ir llenando la siguiente “coa” de más tiempo compartido.

A veces, las mayores decepciones se convierten en el mayor de los aciertos. Proponer la educación privada en mi casa no fue fácil. Si la he podido llevar a cabo es porque tengo unos padres trabajadores que, como la mayoría de los padres, han intentado poner a mi alcance todo lo que estaba al suyo. Escuchar hace unos días la historia personal de mis compañeros sobre cómo dieron a parar a CEADE fue un cúmulo de sentimientos que me llevó a recordar aquel primer día de universitaria de hace cuatro años…

La tarde de antes, mis padres me trajeron a Sevilla con todos mis bártulos (que no son pocos) y dormí sobre la misma cama que lo haré esta noche. Fue la conversación más larga que he tenido nunca con “Almohada”. Miedos, una nueva etapa, caras nuevas, el ámbito académico… Todo eran preguntas para las que “Almohada” sólo tenía una respuesta: tiempo al tiempo. El despertador sonó y el primer día como universitaria me esperaba. Decidido aquel vaquero y aquella camiseta de rayas amarillas y grises, puse el pie por primera vez en el Circular 1. Inexperta que era de Tussam por aquel entonces, me bajé una parada antes. Camino que me sirvió para calmar a unas nerviosas mariposas que revoloteaban por mi tripa. Una vez llegué a la puerta del moderno edificio blanco, todo eran caras desconocidas. Así que lo más rápido que pude me dirigí al tablón informativo para ver cuál era mi clase. Una vez allí, me senté sola en la última fila de bancas de la izquierda, un sitio que jamás volví  a ocupar. Pasados cinco larguísimos minutos, María Luisa Cárdenas (coordinadora de Conunicación) haría lo mismo que los primeros días de los tres siguientes años: repartirnos el programa de estudio y animarnos a exprimir este curso al máximo. A partir de ahí decidí que yo tenía que pasar por la universidad y no la universidad por mi. Y así ha sido hasta el día de hoy.

Junio ha estado lleno de últimos días. El último día que comemos en la facultad, el último día de clase, el último día que tocaremos un Mac, el último día que haremos un examen, el último día de tesina, el último día … y así hasta llegar al verdadero y último día que es mañana: LA GRADUACIÓN. “Casi 27” personas hemos formado la XVI promoción de Ciencias de la Comunicación, de la especialidad de Periodismo de CEADE. De esta promoción he oído y leído que somos especiales, que tenemos algo que ningún curso ha tenido, que somos los reyes del mambo, que llegaremos lejos…Y lo mejor es que todo eso es verdad. Y es que a veces los mayores aciertos se convierten en una maravillosa casualidad, la de que casi 27 personas, de diferentes lugares, de diferentes edades, con muy diferentes formas de ser… hayan inventado el mejor significado posible para la palabra “compañerismo”. Hasta tal punto que, en algunos casos, haya sobrepasado la barrera para llamarse “amistad”. Todo ello por conseguir juntos un objetivo que fue nuestro cordón umbilical: ser periodistas.

La emoción me inundará, los ojos me brillarán y mi cabeza se llenará de imágenes vividas cuando en lo que tarden en decir mi nombre y en subir al escenario, yo camine hacia mi sueño. La satisfacción personal de haber llegado a mi meta, frente a la tristeza de saber que tengo que separarme de las personas con las que más tiempo he pasado en los cuatro últimos años. La tarde y noche que mañana nos esperan se llenará de nuevas bromas, nuevos momentos, nuevas anécodotas que meter en nuestro saco. Un saco que ojalá volvamos a abrir en futuras “coas” porque si confío plenamente en que “somos lo que hemos querido ser” más confío aún en que “seremos lo que queramos ser”.

Digamos hasta luego =]

Anuncios
Esta entrada fue publicada en CUANDO fuí a la universidad y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a AULA 1-3. La “graducoa”

  1. miniaudrey dijo:

    Fantástico. Estoy atacada!! POr la emoción de la GRADUCOA y por la pena de que está es nuestra última fiesta en la que estaremos todos! Hay que aprovecharla al máximo, exprimir caada segundo!!!!!!! Te veo en horas!! Un besote!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s