Una nana para mi tesina

Nueve meses de gestación, un embarazo complicado y un parto sin cesárea. Así ha sido, a grandes rasgos, el proceso de creación de mi tesina. Aunque la mayoría de los que me rodean han aprendido esta palabra a base de escuchármela una media de siete veces por semana, hay quién no sabe (como yo hace dos años) en qué consiste una tesina. Partiendo de que en mi facultad hacerla y aprobarla es condición sine qua non para licenciarse, la tesina se convierte así en un trabajo de investigación que, de manera individual, cada alumno debe desarrollar a lo largo del último curso siempre aconsejado y supervisado por el director/a de la misma. “Bueno, ¿y de qué va la tuya?” era la pregunta correlativa a “¿qué es una tesina?”. Explicarlo, me ha costado, en según qué casos, un monólogo y, en según qué otros, una cara de total indiferencia. Bajo el nombre de “De la opinión al blog. Los casos de ABC.es y ELPAÍS.com“, he estudiado la disyuntiva opinión-blog en los diarios digitales españoles. Para los que aún siguen con la misma cara de indiferencia: vaya, que he comparado la secciones de opinión y blogs (existen) de los diarios digitales teniendo en cuenta que las dos sirven para opinar. ¿Mejor? … De todos modos, si aún no me he explicado o alguien no lo ha entendido, siempre me la puede pedir para leerla porque… Tesinita está en casa con su mami. Ha pesado 4,1 MB y ha medido 140 páginas.

Ahora que lo pienso, parece increíble que después de escribir todas esas páginas, la que más me costara redactar fuera la que lleva la dedicatoria. ” A los cuatro puntos cardinales que orientan mi vida…”Unos párrafos, unas frases, unas palabras de agradecimiento para con las personas que, por un lado, me han ayudado a realizarla y, por otro, me han ayudado a desconectar de ella porque, como todo embarazo, ha tenido sus comienzos difíciles e incluso algún que otro intento de aborto, pero cuando la tienes entre tus brazos y le miras esa carita de portada con tu nombre… te das cuenta de que TODO mereció la pena.

Y mereció la pena porque sólo yo se las horas que le eché a aquel capítulo dos; porque sólo yo se que citando al pie he descubierto a grandes e interesantes investigadores; porque sólo yo sé que las horas de despacho con mi director, David Polo, se van a ese cajón abierto que él y yo siempre tendremos. Y, evidentemente, mereció la pena porque es otro recuerdo más de este inolvidable curso que me llevará a conseguir una de las mayores ilusiones que tengo en la vida: ser periodista. Mi pequeña aún tiene que pasar por muchas manos antes de ser aceptada, aprobada y calificada pero hasta entonces, seguiré durmiéndome cada noche con la tranquilidad de saber que ella descansa en la mesa de al lado. Y si se despierta, siempre le puedo cantar aquella nana que versioné para ella en una de tantas noches de Red Bull…

Como un libro que no sabes el final
y te asusta lo que lees
así la tesina es.
Cuando la haces, ya te expones al dolor
y de a poco y con valor la logras hacer.
Y como un libro la tesina,
nos enseña que hay temor, que hay suspensos y maldad
que hay tesinas que acabar.
Y en cada página el director
se convierte en lector
y descubre lo común:
esto lo has copiado tú.
Son muy pocos
que la escriben por amor
pero la tienes que hacer y eso es todo.
No decaigas,que las notas son al pie
y no hay nada que temer si las haces ahí.
Y como un libro la tesina,
nos enseña que hay temor, que hay suspensos y maldad
que la tienes que entregar.
Y en cada página el tabulador
nos convierte en luchador
y descubres lo común:
esto lo maquetas tú.
Solo Dios sabe dónde y cuando
la Cárdenas te dirá: Lo has hecho bien.
Solo con un aprobado
sabrás cómo vencer.
Y como un libro la tesina,
nos enseña que hay temor, que hay suspensos y maldad
que la tienes que aprobar.
Y cada página de la introducción
nos convierte en luchador
y descubres lo común:
tu tesina la haces tú.

Nota 1: Recuerdo que estaba bajo los efectos del Red Bull…

Nota 2: Ante las preguntas de si la subiré entera a la Red, siento anunciar que no. Sería ponérselo demasiado fácil a los que vienen detrás… pero sí enviaré capítulos sueltos a revistas especializadas. De ser publicados, os enteraréis. ¡¡Gracias!!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en CUANDO fuí a la universidad y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Una nana para mi tesina

  1. Indalecio dijo:

    Yo que pensaba que eras partidaria de Creative Commons…

    • ireneazcutia dijo:

      Y lo soy. Por eso, tal y como explico en la Nota 2, voy a publicarla de manera repartida. Mandando los capítulos (que son el grueso de la investigación) a revistas especializadas (para que no solo se beneficien los demás sino yo también) y reservándome para mi las conclusiones y la introducción que, de por sí, ya están incluídas en la tesina de manera repartida.

  2. david dijo:

    Ole y Ole, jajaja. Firmado: tu director 😉

  3. Indalecio dijo:

    Es una opción bastante inteligente. Hay que recoger algo de lo que se siembra 😉

  4. thefombu dijo:

    Después de leer la “graducoa” y la oda a la tesina, ya entiendo que lloraras desconsoladamente. Has hecho una carrera y una piña de amigos.. tienes que estar contetíííííííííísima…otros no hemos tenido tanta suerte.

    Tengo la cabeza llena de canas, he salio más canijo de lo que entré,… cada vez me doy cuenta de que los amigos se cuentan con los dedos de una mano,.. y estaba en una fiesta, la de graduación, que no era mi fiesta… empecé ilusionado y he terminado serio..

    Joe que dramón acabo de escribir,… te permito que sigas llorando de felicidad…jeje

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s