II Certamen Nacional de Tunas

Desde que mi hermana fue tuneada, o lo que es lo mismo, desde que el tuno de mi cuñado la enamoró, yo había sido invitada varias veces a acudir a un certamen de tunas. Sin embargo, por un motivo u otro, hasta ayer no pude disfrutar de tal espectáculo en el auditorio municipal de Tomares (Sevilla). A las 19.30 horas de la tarde tomaron presencia en el escenario dos tunos de la tuna organizadora (Colegio Mayor Universitario Loyola de Granada), para hacer de presentadores de las demás tunas invitadas durante las tres horas, más o menos, que duró el certamen. Empezaron con una breve referencia a la trayectoria histórica de la tuna como tal y seguidamente dieron paso a la primera actuación de la tarde: la tuna de Arquitectura Técnica de Madrid, que con su beca blanca pusieron el listón muy alto al resto de tunas que le siguieron. A continuación un instrumento muy poco visto por el sur encandilaba a un público que muy entregado: la gaita. Y es que, los más viajeros fueron los de la tuna de Derecho de Santiago de Compostela cuya calidad musical quedó latente en el escenario a base de voces graves e instrumentos orginales. Seguidamente, un cambio de muscalidad se notó en el escenario. A mi parecer, las tunas del Norte feron más líricas y las andaluzas con una entonación más de pasodobles. Y así apareció en el escenario la tuna de Biología de Sevilla. Para mi gusto la de más nivel escénico y musical, destacando especialmente el solo de unos de los tunos. A pesar de ello y aunque el nivel cada vez subía más, hizo su aparición en el escenario la tuna de Ingenieros Agrónomos y de Montes de Córdoba, que fue una sorpresa tras otra en el escenario. Desde su particular versión de la canción ‘Sevilla’ y su bandera del NODO en señal de hermanamiento, hasta el confeti que cayó de la bandera de la tuna y llegando a un lanzamiento de sombreros cordobeses. (Recuerdo en mi cuarto de una noche pintoresca). Finalmente y mientras el jurado deliberaba, actuó la tuna organizadora (que por ello no entra en concurso). Ellos terminaron de ambientar una sala repleta de personas que no tenían ganas de que el Certamen terminara, de ahí que gritaran el típico: “Otra, otra” Pero después de muchos “Otra, otra”, el jurado subió al escenario y dió su veredicto: algunos premios al mejor pandereta (más de uno sin ser tuno y sin tocarla también podría optar a este premio…) y al mejor bandera y, por último, el esperadísimo primer premio que fue a parar a la capital de España con la tuna de Arquitectura Técnica de Madrid.

Una vuelta a la música más tradicional con versiones de canciones tan conocidas como ‘Piel Canela’ o ‘Sevilla’ que, fuera aparte de lo que piensen muchos de que en estos certámenes solo se canta el Clavelito, Clavelito, ocurre que me sorpendí gratamente de un regalo para la vista (llena de colorido) y para los oídos (llenos de preciosas melodías) que recrean al espectador en lo bonito de que una tradición se conserve, prácticamente intocable, durante años y años.

Lo (aún) mejor:  la cena invitación de la tuna. Y hasta aquí puedo contar.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en CUANDO hablé de actualidad y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a II Certamen Nacional de Tunas

  1. Ferdasmus dijo:

    La tuna se vive en la calle el día de la inmaculada, no en un auditorio!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s