AULA 1-3: Sobresaliente en Teoría del Agobio

Cuando hablo con mi madre del tema, ella tiene su propia teoría (no muy distinta a la de la mayoría de madres españolas): “el que algo quiere, algo le cuesta”. Lo que yo no sabía es que, a poco más de dos meses de haber iniciado el último curso de la carrera, casi me va a costar la salud y algún que otro amigo. Últimamente hasta mi humor ha cambiado. Cuando antes me quedaba una hora más en cafetería para charlar (cotillear) con mis amigas, ahora me voy pitando para casa para enviar alguna práctica antes de que se acabe el mínimo plazo dado por los profesores; eso si no tengo que pasar antes por la biblioteca a coger o devolver libros, por alguna empresa a pedir información para algún reportaje o monográfico o, incluso, quedar con el resto del grupo para hacer alguna práctica común. Las clases seguidas (¿dónde quedaron aquellos 10 minutos?) me hacen añorar los sabrosos desayunos del año pasado en “La cocina de Sara”, que lejos de ser la parte de la casa de una amiga, es el bar cercano a la facultad donde con sólo decir “Humberto, ponme lo mío”, ya tengo en la barra mi Cola-Cao templado con mi media tostada de jamón York y mantequilla. Porque otra cosa no, pero un buen repostaje a media mañana te cambia hasta el color de la cara, sobre todo si tu día no da para más y tienes que dormir cinco horas diarias. Por no hablar de lo raro que es el día que no tengo un correo de un profesor o de Chari, que honorablemente realiza sus funciones de delegada, para mandarnos una práctica con un margen de tiempo de entrega de 24 horas. Ni una más ni una menos. Y es que el ‘Time-Line’ de este curso, corre en nuestra contra. Es increíble ver el cambio que han dado algunos: “Chicos, esta noche en el Salvador a las 22.00 para tomar una cervecita”. Las ganas no nos faltan pero la entrega de trabajos sí: “Uff, yo que va, tengo que mandarle los anexos a Reyes y aún voy por el primer monográfico”; “Me encantaría pero me faltan los 30 segundos de barras y negros y quiero ponérselos porque…el audio cuando va solo también los llevaba ¿no?” o la más común: LA tesina. De la que, por cierto, tengo que tener escritas las siete primera páginas del primer capítulo para este jueves por lo que no me demoro más. Seguramente mañana volveré a hablar con mi madre, le diré que no se enrolle, que estoy agobiada y ella, sabiamente, me repetirá: “el que algo quiere, algo le cuesta, hija”. La verdad es que me quejo de vicio =)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en CUANDO fuí a la universidad y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a AULA 1-3: Sobresaliente en Teoría del Agobio

  1. Ferdasmus dijo:

    No seas más quejica y a trabajar. Si tu estuvieras en Lyon ya sabrias lo que es agobio!

    Animo periodistucha, todos los esfuerzos tienen su recompensa…

  2. Ferdasmus dijo:

    Si estuvieran en Lyon sabrias lo que es agobio! te quejas de vicio!

    Ánimo periodistucha, todos los esfuerzos tienen su recupensa y el tuyo seguro que viene en forma de titulo, de buenas notas, y quien sabe…además no dicen que sarna con gusto no pica?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s