AULA 1-3: ‘El ala oeste de la casa blanca’ en Gabinete de Comunicación

Antes de escribir este post, asumo que casi con toda seguridad, alguno de mis compañeros del ‘aula 1-3’, se lo llevará a lo personal y además se lo tomará a mal. Pero como, cualquier otra, la que continúa es mi simple y humilde opinión.

Mi compañero y bloguero Luis Cotán, tenía mucha razón cuando ya se dio cuenta en la primera clase que tuvimos de Gabinete de Comunicación que los periodistas que trabajan en ellos son “los que se han pasado al otro lado”. Después de un mes asistiendo a esta asignatura, coincido con Luis en la definición. Sin embargo, discrepo mucho con gran parte de mis compañeros cuando ayer ocurrió algo en clase que me ha hecho reflexionar bastante.

el ala oeste de la casa blancaLa profesora de Gabinete nos puso un capítulo de la serie El Ala Oeste de la Casa Blanca porque ilustraba muy bien la importancia de saber tomar decisiones en un gabinete de comunicación (que en la serie es el de la Casa Blanca). La situación ficticia era la posible existencia de un caso de vaca loca en Estados Unidos. El análisis determinante no llegaba hasta pasados dos días por lo que había que decidir si se informaba a la población de la información que tenían por el momento o se escondía hasta que llegara el análisis para no crear una alarma social innecesaria.

Personalmente pensaba que, en una clase de la que saldrán los próximos periodistas, el planteamiento no tendría debate alguno. Sin embargo y, para mi asombro, eran más las manos que defendían ocultar la información que los que defendíamos la difusión de la información por encima de todo. ¿Qué está aprendiendo entonces la gente en las universidades?, ¿qué pasará cuando los nuevos periodistas trabajen para un medio con publicidad y líneas editoriales? ¿es más fácil ser sumisos? ¿acatamos entonces que, como ocurrió en el Washington Post, se nos dicten ya hasta normas sobre el uso que debemos hacer de las redes sociales?

Sé que dar a conocer información del grado de la que se nos ponía de ejemplo en la serie no es nada fácil. Que creará alarma social, que los medios de comunicación se harían eco de ella, que afectaría al mercado y un sinfín de consecuencias. Pero, como dijo mi profesora (y a mi se me ha quedado grabado), “la información genera confianza mientras que el silencio genera miedo”. Volvemos a la deshumanización de la información de la que hablaba Paz Mediavilla. Quítate por un segundo el traje de periodista y ponte el de ciudadano: ¿no te gustaría saber que la carne que compras puede estar mala y así evitarlo?, ¿no prefieres que el periódico que compres, la radio que oigas, la televisión que veas y el medio digital que leas te genere confianza diciéndote la verdad? Hay muchos métodos para canalizar la información. Conocerlos y elegir los más adecuados es la labor del periodista de un gabinete, NO la de ocultarla a las personas gracias a las cuales, el periodistas sigue manteniendo su trabajo.

Me está gustando a mi esta asignatura…oye.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en CUANDO fuí a la universidad y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s