Curso de Radio y Televisión cadena COPE (1)

cursoHacía frío cuando llevé a la calle Rioja todos los papeles que la COPE pedía para inscribirse en el Curso de Radio y Televisión que por XI año organiza la cadena COPE en Sevilla. Allí se quedaron durante meses en los que crucé los dedos para que me dieran la beca y así ahorrarme 200 euros de los 250 que cuesta la semanita. Al tiempo descubrí que lo de cruzar los dedos sirve.

Desde entonces he tenido que soportar todo tipo de bromas fáciles respecto al tema: “Uy, sí, debe ser un curso muy ‘objetivo’…”; “ese no será el curso que dan en el ‘opus’, no?; “dale recuerdos de mi parte a Jiménez Losantos, ah no, que ya no está” etecé etecé etecé. Yo haciendo uso del ‘a chiste facilón, pasa de él un montón’, pensaba para mis adentros: “Padre, perdónalos porque no saben lo que dicen”. Y el pasado lunes a las 10 (o eso creía yo) allí estaba Irene. En la puerta de la Facultad de Comunicación con la intriga de saber que me depararía la semana.

Como suele ser muy normal en mí, llegué ‘con la hora en el culo’ por lo que cuando entré al salón de grados de la Facultad y tras haber recogido mi cuaderno y mi boli (regalo de la casa), unas 50 personas, jóvenes en su mayoría, ya escuchaban atentamente la presentación que el director de COPE Andalucía, Joaquín López (moderador de las mesas redondas y presentador de los conferenciantes en este curso) estaba haciendo de la Conferencia inaugural. Como es lógico, ésta debía llevar la seña de identidad de la línea editorial del medio y a su vez tenía que tener un componente periodístico por lo que la persona idónea para esto fue Monseñor Juan del Río (arzobispo castrense de España) y que yo personalmente conocía de los años en los que fue obispo de la Diócesis Asidonia-Jerez y que coincidieron con los que mi padre fue miembro de la Unión de Hermandades de Jerez, de ahí que hubiera tenido el gusto de besar su mano. Bajo el largo título de ‘los desencuentros entre la Iglesia y los Medios de Comunicación: la fugacidad de la noticia frente a la cultura del memorial’, Don Juan hizo muy amena una hora y cuarto en la que habló de la actitud de la sociedad de hoy en día ante la Iglesia (“En España o se está delante de la Iglesia con una vela o detrás con un palo”); de la religión como tal (“no es la religión algo que se tenga o se deje de tener”); del lenguaje, echando piedras sobre su propio tejado (“a veces los pastores somos muy malos comunicadores”) e incluso, para extrañeza de muchos pero no mía, de Internet (“Internet no puede dejar de reconocer lo virtual de lo virtuoso”). Pero, sobre todo, habló extensamente de los medios de comunicación, de los que él ha hecho varios estudios y escritos. Descansito para desayunar y cambio radical. Pasamos a la segunda ponencia del día con el director general de RTVA, Pablo Carrasco, que nos puso al día de “el papel de la Radio y la Televisión Públicas en Andalucía” a través de un power point muy original donde en un campo de fútbol nos iba explicando el terreno de juego en el que se mueven los actores de lo público. Llegado el turno de preguntas, muchas fueron las manos que se alzaron para preguntar por la Champions, la privatización de los medios o el déficit de las televisiones públicas. El hielo se empezaba a romper… Y bien que se rompió cuando, ya en la jornada de la tarde, la logopeda Nieves Rey, nos hizo ponernos de mil posturas y decir mil palabras raras con la boca, todo ello con el objetivo de enseñarnos a calentar la voz y a relajar los músculos.

El segundo día ha sido para mi gusto el más completo y el que más me ha gustado. Empezó fuerte, no lo vamos a negar, pues bajo el título de “El Periodismo de Trincheras”, el periodista y escritor (y para mi satisfacción, también blogger) Antonio Pérez Henares, nos dió una visión bastante crítica de la relación de subordinación hacia el poder político que muchas veces sufrimos los periodistas, de ahí que me quedara con su frase, “hay muchos periodistas que son más políticos que los propios políticos”. Descansito para reponer fuerzas porque el resto de la mañana iba a ser fuerte. Y es que la cosa iba de mesas. Redondas para ser más específica. La primera trataba sobre “el periodismo audiovisual local”, para ello contamos con las declaraciones de tres personas a las que muchas veces he escuchado y ahora ponía caras: Fernando Pérez (Cadena SER), Susana Valdés (Onda Cero) y Cristóbal Cervantes (Punto Radio). De ellos, me gustó especialmente la ponencia de Fernando por directa, sincera y cercana: “cuando viene alguien a la SER lo último que miramos es su nota media de la facultad porque aquí no se aprende nada, todo se aprende haciendo prácticas y más prácticas. Espero que no haya ningún decano por aquí.” (jaja) Muy poco tiempo para preguntas y segunda mesa redonda del día. En este caso nos pasamos a la prensa para que bajo el nombre de “la fortaleza de la información en papel”, tres hombres de la comunicación escrita de medios sevillanos (Diego Suárez, de El Correo; Carlos Mármol, de Diario de Sevilla y Andrés Muriel, de La Razón) nos hablaran del futuro de la prensa escrita. Quizás no fuera muy alentador para mí, que hago prácticas en Diario de Jerez, escuchar ciertas frases pero muchas veces hay que poner los pies en la tierra y ellos me los pusieron. Quizás por eso me quedo con una frase de Suárez: “el periodismo si es bueno, triunfará en cualquier soporte”. Fin de la sesión de la mañana

La tarde, se me pasó volando. Divididos en cuatro grupos (yo en el A) hicimos dos talleres. En el primero nos esperaba, como bien pude comprobar luego, ‘la voz de España’, Ubaldo P.Buitrago. Con él locutamos varias cuñas y algunos textos, aunque por muy buena voz que tuvieran algunos y muy bien que entonáramos otros, cuando él repetía lo que habíamos locutado para enseñarnos como deberíamos hacerlo, hasta el silencio se rendía. Una voz de esas que ya pocas quedan. La persona que daba el segundo taller de la tarde ya me sonaba de algo, y también de mucho, pues se trataba de Manolo Salvador, redactor jefe de COPE Sevilla y mi profesor de radio durante todo el curso pasado. Esto tenía que salir por algún lado y por eso cuando nada más entrar al estudio me intentó poner a prueba, yo salí airosa: “Irene, ¿cuáles son las cuatro partes de la noticia radiofónica?”. Me faltó tiempo: “titular, cuerpo, corte de sonido y cierre” (secada de sudor). Manolo: “Se ve que tu nota final era merecida” 😀 Y seguidamente hicimos algo que para muchos era novedoso pero para mí era tan normal como un día de clase con él: escuchamos un fragmento de una rueda de prensa, en este caso del Presidente de la Junta (Griñán) y a redactar una noticia para radio. Efectivamente sus clases de este año y mi nota habían servido de mucho.

Ya estábamos llegando al meridiano…

Anuncios
Esta entrada fue publicada en CUANDO hablé de mi, CUANDO hablé de todo un poco y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Curso de Radio y Televisión cadena COPE (1)

  1. Ferdasmus dijo:

    Me he sentido identificado con eso de las bromas sobre la objetividad =)

    Me alegra que te esté gustando paquetilla 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s